Cómo hacer una Vagina casera

Esta claro que una Fleshlight nos ofrece todas las facilidades posibles para simular una vagina real (textura de piel real, fricción, etc..) pero no todo el mundo puede permitirse comprar una. Ahí es donde entra en juego el bricolaje casero para montarte tu propia vagina en lata casera con un poco de ingenio.

fabricar-vagina-casera

Hasta la llegada de éstos nuevos juguetes sexuales, el montarte tu propía película con tu vagina casera ha ido evolucionando a lo largo del tiempo:

El orígen del coño casero: follarse un melón caliente

Si nos remontamos años atrás, uno de los métodos más conocidos que se ha ido transmitiendo de boca en boca y de foro en foro, es el de follarse un melón.
El proceso consiste en comprar un melón maduro, preferiblemente de pequeño tamaño. Abrirle un orificio por uno de sus laterales de un tamaño ligeramente superior al tamaño de nuestro miembro. Hay a quién le gusta hacerle también otra abertura por el otro lado. Todo depende de gustos, con una sola hará un poco de vacío, simulando un poco de succión. Hay algunos tipos de melón que vienen con pepitas, si es de éstos se pueden retirar antes con una cucharilla.

follar-melon

Una vez preparado, introducirlo en el microondas durante 1 o 2 minutos (dependiendo de la potencia). Cuando esté listo, es aconsejable meter los dedos antes para comprobar que la temperatura es agradable y no esta demasiado caliente. Lo último que quereos es abrasarnos la polla.
Con el melón en su punto, ambientar el momento preparando nuestra película porno favorita y disfrutar echándole imaginación mientras bombeamos en él toda nuestra pasión.

Como punto a favor es que se consigue una sensación bastante realista, no sólo por la textura sino también por el calor y el roce. En contra tiene que es un coño natural de un sólo uso (aunque alguno aprovecha parte como postre) y que tras darle uso es mejor deshacerse de él rápido porque tras calentarlo el melón empieza a apestar ligeramente, además que la situación es un poco pringosa y pegajosa en general.

Fabricación propia con un guante de látex y esponjas

Un paso más elaborado que utilizar una fruta, es la fabricación de nuestra vagina artificial. Utilizando varios materiales podemos recrear y dar vida a nuestro propio coño, y sentirnos un poco Doctor Frankenstein.

En Youtube hay cantidad de tutoriales diferentes, pero la mayoría coincide que utilizar un bote de patatas como envase principal y simular la vagina con esponjas cubiertas con unos guantes de goma. Aquí podemos ver un tutorial de como fabricar una en unos simples pasos:

Claro que cada uno se monta el masturbador a su estilo: tipo de guantes, lubricante, relleno de burbujas, etc.. Algunos ‘inventos’ caseros fotografiados para la posteridad tras su creación, antes de cumplir su propósito:

vagina-casera
como-hacer-vagina-casera
Añadiendo el envoltorio de burbujas para un conseguir un interior con más relieve

Mucho ojo con el acabado de estas contrucciones, pues en algún foro se pueden leer algún escalofriante relato donde dicen haberlo montado sobre un bote metálico (tipo lata coca cola) y haberse cortado con el borde. Hay que cuidar mucho los detalles y comprobar que no hay esquirlas que puedan cortar.

Una vez fabricada nuestra obra maestra, el resto es dejar volar la imaginación. Aunque hay gente que le invade el espíritu creativo y lo lleva a otro nivel:

vajina-casera

Si nunca has probado una Fleshlight, todas estas creaciones caseras serán algo interesante que aumentarán ligeramente tu sensación de realismo. Esta claro que la textura de un guante de latex (por muy lubricado que lo tengas) poco tiene que ver que lo que ofrecen las vaginas enlatadas y que los puntos de presión sobre tu pene al penetrar nada tienen que ver, pero aún así es una forma barata de experimentar una paja mientras dejas volar la imaginación.

Facebook
Google+
Twitter

Leave a Reply

Se el primero en comentar!